Fotos XIX Aniversario HIFM 2006
POEMAS
Trabajos de investigación
Cuerpo Médico Hospital Florencia de Mora
Especialidades
Fotos Cuerpo Médico
Integrantes del Cuerpo Médico
Curso Obesidad del 18 al 20 Julio 2003
Celebración Día de la Madre HIFM

Mis enlaces favoritos nuevo
POEMAS

Mujer de Inquebrantable Raza

Mujer de estirpe celestial en la tierra
Luces lozanía en el horizonte de la vida
Cual océano profundo con olas a cuestas
Con sentimiento sincero a tus queridos vástagos.
Mujer de interminable nobleza
Luces candorosidad en la cúspide de la entrega
Cual giro inesperado de aves mágicas, en raudos vuelos
Y con bondad absoluta en el cuidado de tus niños.
Mujer con el corazón abierto que palpita
Luces en tus actos cotidianos, transparencia
Cual espejo de figura geométrica en tus ojos
Y con un sexto sentido que avizora parabienes.
Mujer de procedencia de un lugar con fantasía
Luces lealtad y serenidad en tu familia
Cual justicia justa que imparte consejos
Y otorga enseñanza con lecciones no pueriles.
Mujer de inquebrantable raza
Luces paciencia y sana perseverancia
Cual columna incólume de endurecidos puentes
Que soporta, casi siempre, golpes de aires enrarecidos.
Mujer de roble, con raíz profunda
Luces el don de los sabios en la cima
Cual nube de color lila que invade ecologías
y brinda sonidos de cantos con tus manos.
Mujer de angelical rostro que sonrie y brilla
Luces la calma en la tempestad imprevista
Cual tul diáfano que invade corazones
e imparte clases con voces melodiosas.
Mujer de cabello cano que fluye en la esfera
Luces cordura de corceles de la pampa
Cual mariposa colorida de las flores
En busca del néctar maravilloso, para degustarlos en conjuntos.
Mujer de figura colosal e ícono con grandeza
Luces ciencia en tu pulcro hogar que es escuela
Cual sínodo de personas de bien en el mundo de los mundos
Que practican lo real y las consecuencias de los valores.
Mujer de Mayo, que viste traje elegante con algarabía
y calzados de tenacidad en tu mente segura
Tus hijos ... hechura de fibras maternales
Nos arrodillamos con respeto a tus pies
Y con un beso en el dorso de tus manos, impregnar tu alma divina, queremos.

Autor: Dr. Víctor Hugo Bardales Zuta
En Homenaje al Día de la Madre HIFM
Mayo 2006


BLANCA ALMA
Frente a un problema, una hipótesis diagnóstica unido a un plan y tratamiento adecuado.
Luces serenidad y aplomo en tus acertadas, casi siempre, buenas decisiones.
Tus diáfanos objetivos y con un Carrión iluminándote, es un diagnóstico certero.
Los errores se presentan, inopinadamente, porque humano de blanca alma eres.
Tus pacientes, en esta oportunidad, ocultan el dolor un instante y hacen un alto
Para desearte éxitos y que atesores paciencia y sensibilidad humana; hoy Martes.
Nuestra vida es tan corta, que tu función es preservarla cueste lo que costará y sin recodo.
Vistes de blanco con saco y corbata, chaqueta o mandil impregnados de sanos humores.
Tus ojos clínicos, tus formas de palpar y auscultar; hacen de tus sentidos, abierto y prístino.
Tu encomiable y agotadora labor es incomparable porque tratas personas con males.
No hay distancia que te impida llegar precoz y oportunamente a un mundo desconocido
Premunido de los nuevos conocimientos, adquiridos con tesón y estudios reales.
El abdomen, cavidad real, es una caja de Pandora que hay que rezar frente a un agudo,
Un corazón desfasado, envejecido y arrítmico nos da palpitaciones palpitantes,
Una mente incoherente e incomprendida, diaforesís profusa y sepulcral silencio,
Y la próstata que es una glándula varonil, es para mí, un espada de Damocles.
Eres responsable de la salud y la prescripción en tu paciente y tu vida privada es tuyo.
Tu candorosa visita médica, y el pelo de puntas en emergencia, son tus diarias actividades.
Los lamentos, cual huracanes, golpean tu ser como olas furiosas de un “niño” malgeniado.
Y el dolor campeante, atemorizante y sigiloso acecha día a día tus pasos firmes.
Anoche soñé, una realidad utópica, eras omnipotente y pensabas que curabas todo,
Nada más irreal y falso como caries en prótesis de unos agraciados gerontes.
Nada, en Medicina, es absoluto prima la relatividad y todo es horizontal y llano.
Pocas veces alivias, tienes tus limitaciones humanas, pero reconfortas sienes.
En tu guardia, de noches oscuras, al final de la jornada hay un CD en un resquicio
Que entre gallos y medianoches, aisladas estrellas solitarias y ventiscas tiritantes
Suelta la armonía de un bolero que inunda con sentimientos tus denodados recuerdos
Y brotan en tu mente la tiernas efigies de quienes amas en unas piezas fulgurantes
El tiempo transcurre y eso lo demuestran las sutiles arrugas en tu adusto rostro.
No guardas nada, lo impartes todo; los beneficiados tus locuaces aprendices.
A los colegas de mayor edad, de quienes aprendimos lecciones dignas, amor y respeto
Y a los colegas jóvenes, cual buen padre a sus hijos noveles, ser cada día mejores
Tu devoción es brisa divina en un terrenal paraíso como es la ciudad de Trujillo.
Y los valores y la moral ausentes en nuestros días, deben ser primeros apuntes.
Una verdad a medias no es verdad y un alma sin bondad no es la de un buen médico.
Porque al fin y al cabo, deseo médicos que escuchen, ayuden y almas llenen
La salud es escurridiza, cual agua entre las manos y es fundamental cuidarlo.
Los años transcurren, las personas envejecemos y la patologías no están ausentes.
Una vida sana, dietética y con ejercicios a cuestas son necesarios y recomendables
Y un control dos veces al año, periódico, no está demás en un hospital cercano.
Decirte, en un día como hoy; en que se fue Carrión, que te queremos mucho.
Celebrarás con vino o champaña en tu centro laboral, alegres y sonrientes
Y en la noche de hoy, bien acompañado, en una inigualable cena en conjunto
Brindarás por tus pacientes, por la dicha de conocer algo complejos seres
Un sol radiante en el ambiente avisora un día fecundo y totalmente caluroso
Que mi alma henchida de alegría soporta con estoicismo el cantar de los cantares
Y un fugaz aire transparente otorga notas de felicidad a este esperado mes morado
Con la intención de sanar heridas y dejar en mi conciente escasas cicatrices no queloides.
Y así con el paso inexorable del tiempo, el inadvertido pasaje del anual calendario
Al final de mi inconstante y azarosa existencia, en el ocaso de mi vida descendente
Y en el lugar en que me encuentre, decir a los míos, personas a quienes les debo todo
Que deseo ser, por un excelente médico trujillano, asistido
Autor: Víctor Hugo Bardales Zuta


Poema dedicado a Enfermeras del HIFM en su día
TURQUESA
En los ambientes de mi hospital, una dama, sobresale en el conjunto
No solo por el color turquesa que viste, sino por la peculiar forma de tratar.
Aquella alma señorial con aires de musa y particular encanto
Esa eres tú, enfermera, con garbo y ganas de triunfar.
En las noches de guardia, quien vela el sueño de un paciente en el ocaso
Quien observa embestidas de la arrogante antipática con intención de dañar
Y quien ante ello, su delicada figura emerge con tesón y ahínco
Esa eres tú, enfermera, inteligente y sin sollozar.
Otorgas esperanzas ante lo adverso con cálidas palabras y amor sincero
No hay cabida, en tu tierno corazón, el concepto de lesionar
Y hoy que es tu día, día el cual, yo también comparto
La inmensa alegría que tú estés en el equipo de ayudar a sanar.
Ojos vigilantes, mente abierta, pulso firme y sin seño adusto
Describe tu candorosa personalidad y ánimos de a la meta llegar
Eres cuidadosa en tus actos y denotas en tus apuntes, embeleso juicio
Que la persona que sufre, esboza una sonrisa, con solo verte asomar.
Tus compañeros de profesión de la salud, hoy en el mes de Agosto
Te saludamos y junto a tus pacientes que te necesitan, brindamos con gozo y sin par
La dicha que tenemos de compartir momentos con anhelo
Y felicidad indescriptible la razón de tu magno oficio.
El fluido a través de un endovenoso otorga fuerzas y ánimo
A algunas almas que hoy, en la tarde, no decidieron trotar
Y sus familiares ausentes como flores en el otoño
Piensan que esa es la pasión de una persona, a quien desean olvidar.
No te amilana ni la cefalea global persistente ni el tiritante escalofrio
Que precede a la fiebre. El angustiante dolor quiere avasallar
Tu ser y no puede ni podrá. La ansiedad se apodera del paciente Pedro
De la cama 08 y tú presente dices ...”todo está bajo control” y no puedes desmayar
Tu vida transcurre en un hospital, día y noche, Sábado o Domingo
Los acontecimientos personales a veces son postergados y es común faltar
A una fiesta, porque hoy en la tarde y mañana en doble turno
En el hospital, lista; atenta y a primera hora tienes que estar.
El color turquesa que invade un ambiente lo hace sonoro
Su magia encantadora espanta la congoja y hace alegría brotar
Y la persona que lo usa, lo lleva en el corazón y punto
Al dolor con analgésicos, para una lágrima; consuelo y amor brindar
Procedes mujer enfermera de una estirpe con cerebro
Que irrumpes paredes y frenas angustias en una vida al azar
Tus suaves manos, en la frente de un niño, dan calma y apoyo
Y tus palabras hacia un adulto, regocijo sin fiar.
Hoy es fiesta y al ritmo de una canción moderna en el radio
Tus cualidades innatas y llenas de sacrificio quiero expresar
Y desearte éxitos hoy y siempre con toda la sinceridad del mundo
Y la franqueza y la honestidad real que no deseo ocultar.
Recibe en tu día enfermera, de mi hospital, apoyo y saludo
Y si pudiera pintar el cielo hoy, lo haría de un turquesa sin pensar
Y las flores rojas de una primavera futura que apasiono
Serían recogidas y puestas con cierta soltura en tu cabello sin dudar.

AUTOR: Dr. Víctor Bardales Zuta


NOCHES DE GUARDIA
En la vida de un médico, como yo, las noches de guardia vibran
No solo por el estrés del personal ni por el lúgubre ambiente nocturno
Sino, también por las circunstancias y las realidades que brotan,
En un submundo del mundo del dolor y las penas de un muerto.
Es un ambiente que en las, noches como ésta, la calma no esta presente
Todo es movimiento y nadie saluda a nadie y nadie te mira a los ojos
No hay cabida para las sonrisas, a veces el desasosiego cunde
Y las impericias rondan en las manos y también en los cuerpos.
Nuestros sentidos, aun en las madrugadas, parcialmente flotan
En estas turbulentas aguas de una noche de guardia taciturno
Que para completar la familia de este grupo; tú y ella faltan
En un ambiente no adecuado para deliberar y llegar a un buen puerto.
Lo sueros y los electrolitos fluyen al compas de mi viejo reloj ausente,
En el interior de las venas magalludas de algunos de mis pacientes cojos
De alma, a quienes nadie visitaron ni preguntaron, hoy en la tarde.
El liquido avanza pausadamente, llevando vida y fulgor macizos.
Se respira dolor y sufrimiento por todos lados y en el ambiente vuelan
Imaginariamente, evadiendo cualquier esbozo de alegría y canto.
No es una fiesta, pero los hospitales no deben ser así y no respetan
Las intimidades y los anhelos y los deseos lejanos y utópicos de un tuerto.
Las horas fluyen y pasan inadvertidas al igual que la vida de la cama de enfrente
Y la del costado y la del fondo y la del joven enjuto y pálido que pinta toros
Que embiste lo que encuentra en su raudo paso en una gris noche.
Le cuesta respirar, pero yo supongo que el pintar sea gratis y no onerosos.
Mis indicaciones y mis esfuerzos se los lleva la ventisca y a lo lejos tiritan
No puedo ni resuelvo nada, mis angustias me abaten y yo callo
Me siento frágil, endeble, y el no poder hacer nada me atormentan.
La fiebre esta en efervescencia, precedido de un escalofrio esbelto.
La vida es tan corta, imprecisa, volátil, injusta y a veces de gran fuste
Que las lecciones aprendidas, casi siempre son inoporturnas y causan ahogos
En una vida, como en la que vivimos, donde la prisa es la constante
Y es la que marca el ritmo de la noche y el día de nuestros sentimientos.
Por momentos el dolor se apodera de esta inverosímil noche y delatan
Ideas de un moribundo que lo único que quiere es descansar, y yo absorto
Con la fascies de un aprendiz, permite que el dolor presione almas y esgriman
Poderosas razones para acallar y borrar con grueso pincel un adusto rostro.
A lo lejos no escucho ruidos de la noche, pero si el de una camilla estridente
Con ruedas vetustas y roidas por el tiempo y por la indiferencia de todos
No viene con nadie, porque sino no ocasionaría tanto ruido y fuelle
Seguramente, viene por mi, porque hoy; físicamente estoy solo y lejos.
El mandil blanco cada vez lo veo mas gris y mis ojos se enrojecen y tiemblan
Mi pulso es paradojal y el frio intenso me ocasiona un Raynaud imprevisto.
Lo único firme es mi mirada que contempla escenas indescriptibles que hablan
Y muestran hechos, realidades irónicas de la gente de un país como el mío.
Las horas transcurren, el frio erosiona, el tiempo pasa, el tiempo no se detiene.
Ingresa en el triaje una jovenzuela con atuendo moderno que refiere insomnios
De varias noches, sin saber ella, que hoy será mi primer insomnio que arde.
Conversamos largo y tendido, luego, me dice que regresará y gracias y saludos.
Un niño con crisis asmática, es nebulizado una y otra vez, sus pestañas hablan
Porque el estridor en el pecho y la improductiva y perturbadora tos va pasando
Se le entiende lo que dice y manifiesta que hoy, el examen escrito se lo tomarán
Dice también, “ hoy obtendré mis mejores notas, puesto que estudié mucho”....
Se acerca el amanecer, mis débiles sentimientos me lo dicen y al oido me susurran
la persona de limpieza silbando un bolero de antaño empieza su labor y refregando
el piso, me pasa la voz, que yo contesto con limitación funcional de mi dorso
y con un sonrisa, ya que la canción que tarareó me recuerda escenas que me gustan.
Y así de una manera rauda, son las situaciones incomprendida de unas noches que pasan
AUTOR : VÍCTOR HUGO BARDALES ZUTA ( Julio 2004)
Imagen
Puedes modificar este párrafo realizando diferentes operaciones con él, como por ejemplo, editarlo, moverlo, copiarlo, eliminarlo...
Imagen